Estamos en facebook | Estamos en twitter
Por tu salud

Salsas para todo

Descubre qué salsas son las más findviagrapills adecuadas para elaborar arroces y pastas, carnes, pescados y verduras

Las salsas son aderezos de textura líquida o puré que potencian, resaltan o modifican el sabor de los alimentos. Existen multitud de salsas que podemos utilizar para acompañar nuestros platos, e incluso para mejorarlos no sólo organolépticamente sino desde un punto de vista nutritivo.

Salsas para arroces y pastas

  • Salsa de tomate: básica y primordial en nuestra cocina; contiene sofrito de tomate y cebolla, aliñado al gusto con especias como orégano y pimienta negra.
  • Salsa boloñesa: preparada con un sofrito de cebolla, carne picada y tomate es la salsa estrella de espaguetis y macarrones. Puede agregarse queso rallado o gratinarse al gusto. Si el contenido de carne picada es importante puede considerarse cubierta la ración proteica de esa comida.
  • Salsa carbonara: ¡otra ilustre salsa! Se elabora con crema de leche, huevos y bacón; la cebolla y el queso son ingredientes opcionales. Las personas que deben controlar su peso corporal o el colesterol de la dieta deberían evitarla por su elevado contenido en grasa.
  • Salsa al pesto: a base de piñones, albahaca, aceite de oliva, ajo y queso parmesano.
  • Salsa roquefort: diseñada para los amantes de los quesos de sabor fuerte. Suele prepararse con queso roquefort y crema de leche.
  • Salsa rosa: perfecta para ensaladas frías de arroz y pasta. Se prepara a base de mayonesa y salsa de tomate y kétchup.

Salsas para carnes y pescados

  • Pisto: preparado a partir de verduras, en general se utiliza berenjena, pimiento, cebolla y calabacín con salsa de tomate. Asegura el aporte de verduras y hortalizas en nuestra dieta
  • Romesco: salsa a base de almendras, avellanas, pan, tomates, ajos, ñoras y aceite de oliva. Ideal para carnes a la brasa.
  • Alioli y/o mayonesa: elaborados con huevo y aceite como ingredientes principales. El allioli o ajoaceite incorpora también ajo y vinagre o zumo de limón.
  • Encebollado: se puede conseguir una salsa muy fina y gustosa mediante el pochado de cebolla cortada fina. Se usa típicamente para carnes como el pollo o el hígado.
  • Salsa al vino tinto: preparada con cebolla y ajos, zanahoria, vino tinto y mantequilla
  • Salsa a la naranja o limón: se puede preparar de manera sencilla con zumo de naranja o limón; o de manera más elaborada añadiendo al zumo azúcar, mantequilla, harina y caldo casero.
  • Compota de manzana: este puré preparado a base de manzana y azúcar es otra buena manera de acompañar carnes y guisos. Su sabor dulce contrasta con el de la carne, de manera que resalta su sabor.

Salsas para verduras

  • Salsa de soja: apropiada para salteados de verdura y preparaciones wok. Su sabor realza la verdura. Sin embargo, es importante tener en cuenta que su contenido en sodio es elevado, y que no debemos añadir sal al sofito base de verdura si vamos a usar esta salsa para su presentación.
  • Bechamel: ideal para verduras o pasta del día anterior. Se prepara con nata o crema de leche, harina y mantequilla. Si se gratina con queso realza el sabor del plato base.
  • Vinagreta: salsa emulsionada que suele prepararse con aceite y vinagre; recomendable para ensaladas frescas. Puede conseguirse un sabor más dulce si se preparan con vinagre balsámico o con mermelada de frutas.