Estamos en facebook | Estamos en twitter
Por tu salud

Los 10 alimentos imprescindibles en la cocina que no te pueden faltar

No es casualidad que los alimentos que más rinden en la cocina formen parte de la tradición culinaria de múltiples culturas, además son económicos.

La tradición no se equivoca

La Dieta Mediterránea es rica en vegetales, cereales y legumbres, alimentos que rinden y con una relación calidad-precio muy favorable. Tradiciones culinarias de todo el mundo tienen en común el protagonismo de los cereales, la importante relevancia de otros productos vegetales y el consumo moderado de productos de origen animal. Encontramos ejemplos en las cocinas tradicionales del Magreb, con los platos de cuscús como grandes protagonistas, o en las cocinas asiáticas como pueden ser la japonesa, la tailandesa o la vietnamita, donde el arroz es el cereal estrella, mientras que las carnes rojas ocupan un espacio muy secundario. Diversos modelos culinarios latinoamericanos también utilizan diversas variedades de arroz, de maíz o de leguminosas. Si los mismos protagonistas dan como resultados cocinas tan diferentes y sabrosos, será por algo.

De cuchara

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomendó en 2011 comer “de cuchara” porque las preparaciones culinarias de los alimentos ricos en hidratos de carbono (sean legumbres, integrales u hortalizas) permiten consumirlos justamente «con cuchara» con resultados exitosos para el paladar… y para la salud. Dicha agencia declaró lo siguiente:

  • «Un plato “de cuchara”, tipo cocido o potaje, que incluye una legumbre (garbanzos), una verdura y hortaliza (repollo, patata), un cereal (pasta de sopa) y una cantidad moderada de carne, constituye una buena comida que, completada con una fruta, puede ser la más importante del día, aportando una gran cantidad de nutrientes».Diez alimentos que dan mucho de sí porque se pueden comer como plato único o formar parte de caldos, guisos o preparaciones más elaboradas:
    1. Arroz integral. Con él podemos preparar paellas, salteados e incluso postres, como el delicioso arroz con leche.
    2. Avena, mijo o quínoa. Son cereales integrales, ricos en vitaminas, minerales y fibra dietética, además de deliciosos. ¿Has probado el mijo con verduras? ¿Y las crepes de quinoa?
    3. Cuscús de trigo integral. Un plato de cuscús puede alimentar a una familia durante más de un día. Escoge la receta que más te guste y no dudes en atreverte con este nutritivo cereal.
    4. Trigo integral, espelta, cebada y centeno. Son cereales panificables, así que con ellos podemos hacer pan o también deliciosas masas para pizzas o empanadas. Tienen en común una alta proporción de nutrientes.
    5. Alubias. Sean blancas, negras o rojas, las alubias nos permiten elaborar una infinidad de recetas, y eso incluye una larga lista de deliciosas salsas.
    6. Garbanzos. En crema, salteados, acompañando un cuscús o cualquiera de nuestros alimentos preferidos, los garbanzos no deben faltar en nuestros menús semanales por sus principales características nutricionales.
    7. Guisantes. Son legumbres curiosas, porque sus propiedades nutricionales se parecen mucho a las de las verduras. Su sabor y su textura las convierten en un alimento que puede ser un plato principal o usarse de acompañamiento.
    8. Habas. Sean normales o “baby”, las habas son, junto a las alubias, las reinas de las legumbres en lo que respecta a sus propiedades nutricionales. La clave para que queden tiernas reside en remojarlas y cocinarlas bien. Ello evitará que queden duras.
    9. Lentejas. Saber incluir las lentejas (rubias, pardinas o verdes) en nuestros menús es cuestión de imaginación. Sin duda, nos aportarán una gran riqueza tanto nutricional como gastronómica.
    10. Pasta. Proporciona los hidratos de carbono claves para nuestra dieta. Su uso culinario es muy extenso y admite combinaciones con todo tipo de verduras, salsas y carnes.

    No olvidemos que el consumo habitual de los alimentos antes citados supone seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias (que recomiendan que consumamos un mínimo del 45% de nuestra energía a partir de los carbohidratos), pero también seguir una alimentación respetuosa para el medio ambiente.

    Para saber más: http://www.naos.aesan.msps.es/naos/ficheros/investigacion/Come_sano_y_muevete.pdf