Estamos en facebook | Estamos en twitter
Por tu salud

13 ensaladas que puedes hacer con las sobras de comida

Las verduras y hortalizas frescas son los mejores aliados para garantizar la elaboración de ensaladas ricas, sanas y sencillas.

Imagen: Laurel F

Imagen: Laurel F

Una ensalada es la combinación, habitualmente fresca, de verduras y hortalizas troceadas. En general, se añaden a esta mezcla fresca ingredientes diversos, tales como embutidos, huevo duro o atún. Así pues, una base de lechuga o canónigos, con tomate, zanahoria, cebolla y remolacha puede ser la base para la elaboración de numerosos platos como los que se describen a continuación:

  • Si tienes quesos: Si en la nevera hay restos de quesos que no se han consumido durante la semana, se puede preparar una ensalada de queso fresco, queso curado o emmental. Se trata de añadir pequeños dados de queso, no una cuña entera porque el queso es un alimento, en general, graso además de calórico.
  • Si te ha sobrado pollo: ¿El pollo asado de ayer no se acabó? Pues…parece que no, porque con él se pueden preparar croquetas o ensalada de pollo. Para ello hay que añadir a la base de hortalizas el pollo troceado y desmigado. Si se hubiera quedado seco se puede saltear previamente y especiarlo con pimienta negra.
  • Los restos de carne: Siempre pueden resultar atractivos en una ensalada básica. Si además añadimos fruta fresca; o incluso en almíbar, le daremos un toque exótico. Así aprovecharemos también la fruta que lleva días en el frutero o el bote de fruta en almíbar que abrimos el fin de semana.
  • Marisco que haya sobrado: Si en la nevera tenemos aún almejas y mejillones sobrantes del fin de semana, alimentos que conviene consumir lo antes posible, conviene preparar cuanto antes una ensalada con el salpicón de marisco. El pescado al horno desmigado también puede aderezar esta buena ensalada con sabor a mar.
  • Si tienes huevos: Si los huevos están llegando a su fecha de consumo preferente… se pueden hervir y tomarlos en la ensalada.
  • Si tienes sobras de varios embutidos: Se pueden aprovechar restos de embutidos que guardemos en la nevera, tales como jamón, butifarra o salchichón; y agregar además unos espárragos blancos.
  • Si te han sobrado garbanzos: El hummus es un plato típico de la cocina árabe que se prepara con un puré de garbanzos, con tahina (pasta de sésamo), aceite de oliva, ajo y zumo de limón. Si tenemos restos de garbanzos puedo preparar con ellos hummus, y acompañarlos con una ensalada fresca de hortalizas y unas tostadas o pan duro. El resultado es exquisito.
  • Si tienes verduras: La ensaladilla rusa es la otra reina de la cocina durante los meses de más calor. Este plato admite todo tipo de verdura que tengamos en la nevera; zanahoria, cebolla, judías verdes, hiervo patatas y las troceo, y agregar después a todas las verduras atún y mayonesa.
  • Patatas en el despensa: Las patatas ya hervidas y no consumidas; o patatas que lleven tiempo por la despensa, pueden utilizarse para una ensalada de patatas. Para ello hay que cortar las patatas a dados y añadir judías verdes, cebolla, tomate y atún.
  • Si te ha sobrado pasta hervida: Los restos de pasta hervida pueden utilizarse para una ensalada de pasta, a la que podemos añadir lechuga y tomate troceados. Si queremos darle un “toque veraniego” podemos agregar barritas de surimi troceado, gambitas y mejillones.
  • Si te han sobrado lentejas: Un plato original, además de nutritivo. Los restos de lentejas, garbanzos o judías blancas hervidos pueden aprovecharse también para una ensalada de legumbres. La esqueixada, por ejemplo, es una ensalada fresca a base de judías blancas, tomate, cebolla, pimiento rojo, olivas y bacalao desalado. Una ensalada de lentejas o garbanzos con tomate, cebolla, zanahoria, pepino e incluso huevo duro es una fórmula saludable de aprovechar los restos de legumbres.
  • Si te ha sobrado arroz: Ayer arroz a la cubana, hoy ensalada de arroz con los restos. Se pueden aprovechar los restos de verduras frescas que estén en la nevera para darle un toque más fresco al plato.
  • Con frutas: Basta con preparar una base de hortalizas con fruta fresca troceada o elaborar macedonias o ensaladas únicamente a base de frutas.