Estamos en facebook | Estamos en twitter
Por tu salud

¿Cualquier recipiente sirve para guardar las sobras?

¿Materiales en contacto con alimentos?

Los objetos o recipientes en los que guardamos los alimentos se enmarcan dentro de un grupo denominado “materiales en contacto con alimentos”. La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) incluye en tales materiales a todos aquellos que:

  • Ya estén en contacto con los alimentos.
  • Estén destinados a estar en contacto con alimentos.
  • Sea razonable esperar que en algún momento estén en contacto con los alimentos y que, por tanto, puedan transmitir parte de sus componentes a los alimentos en condiciones normales o previsibles de empleo.

La AECOSAN participa en la legislación comunitaria sobre materiales en contacto con los alimentos mediante su aportación en los grupos de expertos y de trabajo de la Comisión Europea.

¿Por qué una regulación comunitaria?

Los materiales en contacto con los alimentos, como hemos visto, pasan estrictos controles por las autoridades sanitarias. Se vela para que, en las condiciones normales o previsibles de empleo, no transfieran sus componentes a los alimentos en cantidades que puedan:

  • Suponer un peligro para la salud humana,
  • Modificar de forma inaceptable su composición, o
  • Alterar sus características organolépticas (olor, color, sabor o textura)

Lo más preocupante es que ciertos productos químicos que forman parte del material en contacto con el alimento puedan pasar a formar parte de él y suponer un riesgo para nuestra salud. La transferencia de componentes de los materiales a los alimentos se denomina “migración”. Para velar por la seguridad y la calidad de tales materiales, existen normativas de obligado cumplimiento.

No solo los recipientes contactan con los alimentos

Hemos de tener presente que no solo entran en contacto con nuestros alimentos los recipientes en los que los cocinamos o guardamos, también lo hacen adhesivos, corchos, cauchos, papel cartón, barnices y revestimientos, entre otros. Se incluyen los materiales utilizados en cafeteras o en la maquinaria de la producción, así como los contenedores utilizados en el transporte. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria tiene un clarificador vídeo sobre este tema en este enlace  (en inglés).

¿Cómo puedo saber si puedo almacenar comida en un recipiente?

Todo material en el que vayamos a almacenar un alimento está obligado a incluir esta leyenda “para contacto con alimentos”, que puede ser sustituida por un símbolo (que figura en la esquina superior derecha). Este requisito no será obligatorio para los objetos que, por sus características, estén de forma obvia destinados a entrar en contacto con alimentos, como por ejemplo una sartén o una cazuela de barro.

Mejor esperar a que la comida se enfríe

En los materiales plásticos conviene esperar a que el alimento se enfríe antes de guardarlo en ellos. El calor puede potenciar la migración de sustancias del recipiente al alimento. Esto puede ser más pronunciado si el alimento tiene más acidez (por ejemplo un sofrito de tomate). En los recipientes de vidrio no es necesario tomar esta medida. En este enlace puedes aprender a mantener los alimentos seguros organizando bien la nevera. 

Novedad: materiales activos

Un nuevo tipo de estos materiales y objetos son los denominados “materiales y objetos activos”, destinados a prolongar la vida útil o a mantener el estado del alimento envasado. Están diseñados para incorporar intencionadamente componentes que liberarán sustancias en los alimentos o en su entorno, o absorberán sustancias presentes en ellos.